Exsecretario de educación rechaza las Charter

Exsecretario de educación rechaza las Charter

(Nuevo Ángulo) - El exsecretario de Educación, César Rey, fue categórico al afirmar que “en nuestro sistema no hay espacio para las escuelas Charter, cuando se le consultó sobre el anteproyecto a esos fines que está preparando el presidente del Senado, Eduardo Bhatia.

“Si entregamos el sistema a las escuelas Charter estaríamos descuartizando y fragmentando el sistema público. Tendríamos 78 sistemas distintos, peor o tan malos como lo que queremos corregir”, sentenció Rey. Mientras, la doctora Ana Helvia Quintero, quien ocupó el cargo de subsecretaria de Educación del área académica (2001 al 2002), advirtió que las Charter no son “varitas mágicas” y recordó que en Estados Unidos hay modelos de escuelas exitosas, pero hay otras “muy malas”.

Sostuvo, además, que el Departamento de Educación de Puerto Rico “no puede renunciar a su deber de velar porque la escuela responda al bien común”. Rey recordó que bajo su administración surgieron dos iniciativas legislativas fallidas hacia esos fines. Indico, asimismo, que hay estudios efectuados por universidades tan prestigiosas como Harvard que hablan del fracaso de este tipo de escuelas.

“La inmediatez de los políticos es un peligro… Estas propuestas de privatizar parten de la falsa premisa de que todo lo privado es mejor o que la eficiencia viene por lo privado… y ese es un paradigma que hay que examinar con cuidado extremo”, advirtió el exfuncionario. Dijo que en los años 70 llegaron masivamente los fondos federales al País y hubo una alta incidencia de corrupción en instituciones de educación superior privadas.

“Todavía hay gente cumpliendo más años de cárcel que Víctor Fajardo… Hoy día hay instituciones privadas, cuya efectividad no está probada… Ellas piensan, a mayor número de estudiantes, mayor cantidad de dinero”, sostuvo. El exsecretario manifestó que las Charters podrían acarrear serios problemas constitucionales y de derechos humanos. “Imagínate que en Adjuntas solo haya una escuela y que la entidad decida que no va a aceptar niños de creencias religiosas distintas porque quien la opera es católico, apostólico y romano… O que no se quiera aceptar a un niño por ser ‘gay’.

Las Charter traicionan el concepto de justicia, equidad e incluisividad”, afirmó el exfuncionario. Para Rey, si de algo ha servido al País el sistema de educación de este siglo es que ha sido “el gran ecualizador” para nuestra sociedad y baluarte para formar al servidor público de Puerto Rico.

El extitular de Educación no cree que estas escuelas resolverán el actual deterioro de los últimos 25 años que, a su juicio, comenzó como daño colateral del bipartidismo y la alternancia. Esto fue convirtiendo a Educación en un espacio de “refugio” para políticos y elevó a un número “altísimo” el por ciento de empleados de confianza.

Opinó, en ese sentido, que el sistema debería dirigirse a ser inmune a esos vaivenes. Quintero, por su parte, reparó en que la tarea de la Legislatura no debe ser “correr la agencia”, porque violentaría la separación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

La exfuncionaria de Educación reconoció que en el sistema hay áreas que no están operando bien, como el manejo de potenciales desertores escolares. Indicó que se puede seguir delegando en organizaciones privadas con “buena reputación y exitosas” como Peces, Sor Isolina Ferré y Nuestra Escuela, e incluso universidades.

Tanto Rey como Quintero distinguieron positivamente la enseñanza alternativa del profesor Justo Méndez o del sistema Montessori. “Pero cuidado con abrir a todo el mundo la contratación. Hay que ir caso a caso”, advirtió Quintero. Opinó que si se van a implantar las Charters se debe asegurar que existan marcos que unifiquen las escuelas para que no impere una visión “desparramada”. “Lo importante es la evaluación para determinar si funcionan y no dejarlos por la libre, algo que ha pasado con los programas de tutorías”, concluyó Quintero


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes