Nuestra lucha se distingue porque da resultados sin destruir imagen.

Nuestra lucha se distingue porque da resultados sin destruir imagen.

Valorar lo que se ha logrado es un inicio fundamental para entender el quehacer profesional, organizativo, social y sindical que por más de cien años ha realizado el magisterio desde la Asociación de Maestros de Puerto Rico. Nuestra organización nació, se desarrolló y opera desde la lucha.

El concepto de la lucha es diverso. Hay muchas formas de luchar. Quien crea que solo hay una forma de luchar, de ser militante, activista y combativo, se equivoca. Previo a la lucha, el análisis es imperativo, pues luchar por luchar no tiene sentido, conduce al fracaso y a la pérdida de credibilidad. La causa de la lucha tiene que estar clara, definida y jamás puede responder a agendas ocultas. El éxito de la lucha se analiza conforme al resultado que logra.

Del magisterio se espera mucho y a mi juicio, así debe ser. Somos vulnerables, pero se espera firmeza y fortaleza. Nos equivocamos, pero se espera que seamos asertivos, exactos, precisos. Que nuestra tolerancia no tenga fin y que siempre seamos justos aunque lo que recibamos a cambio sean injusticias. De ahí que la docencia se asocie con vocación. Según Weber, vocación es vivir para una causa y nuestra causa es educar. Muchos elegimos esta profesión porque con firmeza creemos que la educación es el arma que puede combatir la inequidad, la injusticia, la pobreza. Por tanto, nuestra labor es significativa y debe ser valorada y respetada. Las altas expectativas que la sociedad se ha creado sobre nosotros, jamás deben desaparecer, pues lo contrario sería pasar sin sentido. Que nuestra profesión sea distinguida del resto, es importante.

¿Qué tiene que ver esto con la lucha? Mucho. De igual manera que el pueblo tiene en alta estima nuestra profesión, asimismo sus expectativas ante la forma en que luchamos. El respaldo que recibimos del pueblo lo determina la causa por la que luchamos y la forma en que lo hacemos. Hay quienes actúan mucho pero logran poco. Así no es en la Asociación. La forma en que desde la Asociación defendemos las causas del magisterio parten de la sinceridad, la coherencia, la humildad, la necesidad, la justificación, la planificación y por sobre todo, del compromiso genuino hacia nuestros maestros. Nuestra hoja de servicios así lo demuestra. Son luchas con resultados, todas financiadas por los asociados para su beneficio, la del magisterio, los estudiantes, la escuela pública y el país. Educar en español, la Ley de Maternidad, de dos meses de vacaciones, de Permanencia, de Certificaciones, de Turnos, el derecho constitucional a la educación pública, las licencias con sueldo. Las victorias legales sobre casos por emanaciones de gases, contra los vales educativos, contra el discrimen político, a favor de la capacitación, de la clase de educación física. La paralización de proyectos de ley para crear escuelas charters, municipales, privatizar a través de planes decenales. La creación de un plan médico, urbanizaciones, una égida, un hospital, una cooperativa. Proteger a nuestros maestros contra la impericia profesional, el acoso, las agresiones, las arbitrariedades. El logro de crear un plan de pensiones que años después se convirtió en el beneficio de retiro para todos los docentes del Departamento de Educación, lo defendimos y la lucha la tuvimos que llevar al Tribunal Supremo, donde prevalecimos.

De eso se trata nuestra lucha.

Mensaje de la presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico en el periódico DE MAESTROS, 3era edición de 2014.


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes