Entrega y servicio sobresalen en Oficina de Servicios al Asociado de la AMPR

Entrega y servicio sobresalen en Oficina de Servicios al Asociado de la AMPR

El reloj acaba de marcar las 8:00 de la mañana. Miles de estudiantes entran, como de costumbre, al salón para recibir las clases. Los maestros, mientras, se preparan para ofrecer los cursos de las distintas materias como suelen hacer todos los días. Mientras eso sucede, José Meléndez Cotto recibe en su oficina a una docente de una escuela en Cabo Rojo que necesita solucionar un problema con su director escolar.

Esa maestra llega con un maletín con ruedas que arrastra por la oficina donde día tras día decenas de educadores llegan en busca de ayuda. Meléndez Cotto es el director de la Oficina de Servicios al Asociado y Asuntos Sindicales de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR) ubicada en Hato Rey.

Su llegada a ese recinto es rápida y activa. Apenas llegaba a su escritorio cuando recibió decenas de gestiones que atender. Llamadas de asociados, visitas a escuelas, asuntos pendientes que solucionar de inmediato. Esa división, de acuerdo a su director, ofrece varios servicios a los miembros de la AMPR.

Entre ellos, orientación legal personal y profesional, visitas a escuelas para explicar, entre otras cosas, cartas circulares y una lista de abogados en toda la Isla que ofrecen asesoría a los maestros. Sobre ese particular, especificó que los letrados brindan consultoría a los docentes sobre todo tipo de servicios, tanto profesionales como personales. En esta última área se destacan los trabajos de escrituras, contratos, adopción, cancelación de hipotecas, declaratoria de herederos, escrituras, custodia y divorcios.

“Atendemos muchos casos de querellas en esta oficina. También recibimos muchas llamadas buscando ayuda y asesoría sobre nuestros servicios. Trabajamos a diario con los maestros y maestras y siempre buscamos la forma de ayudarlos”, puntualizó Meléndez Cotto, quien lleva cuatro años dirigiendo esa división en la organización magisterial.

Frente a la oficina del director está sentada Arleen González Rolón, oficial de servicios al asociado quien minuto tras minuto y mientras conversa con DeMaestros contestó el teléfono en más de cinco ocasiones para atender distintas situaciones. La mano derecha del director de la oficina lleva 29 años en la AMPR y confesó que aunque en ocasiones no tiene la respuesta para un maestro, busca la forma de aclararle las dudas.

“Es un poco difícil porque los maestros siempre tienen situaciones. Asuntos con padres, directores o con los propios estudiantes. Aquí siempre tratamos de darle la mano y canalizar su situación. Nuestro director los entrevista (a los maestros) y determina el curso a seguir con su asunto”, subrayó González Rolón, quien en mayo cumplirá 30 años en la Asociación de Maestros.

La oficina cuenta, además, con dos consultores cuya experiencia facilita y agiliza el trabajo en esa división. Uno de ellos es el licenciado y exlíder estudiantil, Arturo Ríos Escribano, quien dirige el Programa de Mediación de Conflictos. Ese proyecto permite resolver un conflicto entre dos o más personas con la ayuda de un mediador capacitado, en este caso, el abogado Ríos Escribano, quien está certificado por el Tribunal Supremo de Puerto Rico para esa gestión.

A modo de ejemplo, el mediador puede ser utilizado para resolver pugnas entre miembros de la comunidad escolar en donde las relaciones se han visto afectadas. El abogado no es juez, ni árbitro y tampoco impone soluciones, sino que regula el proceso de comunicación hasta conducirlo a una posible solución.

En ese mismo recinto, ubicado en el piso 2 de la sede de la AMPR, está la doctora Lizzette Pillich, quien asesora a los maestros en asuntos administrativos, laborales, carrera magisterial, nombramientos, entre otros asuntos. Para más información sobre esta oficina, puede comunicarse al (787) 294-0948 o al (787) 764-5597.


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes