Con serios cuestionamientos empresa que administra las PPAA

Con serios cuestionamientos empresa que administra las PPAA

La compañía que administra, opera y supervisa las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (PPAA) en la Isla, Pearson Education, enfrenta varios señalamientos en otros estados de la nación americana, reclamaciones que van desde atrasos en la entrega de los resultados y errores en los exámenes.

Pearson, una empresa gigantesca con sede en Reino Unido, obtuvo, tan solo en el 2011, gran parte de los contratos otorgados con fondos federales destinados para Educación. Ese año la organización, según artículos periodísticos, generó ganancias de $1,500 millones.

En Puerto Rico, por ejemplo, Pearson obtuvo durante ese año contratos cuyas cifras ascendieron a $21 millones para administrar, corregir y tabular las PPAA. Además de esas gestiones, la empresa introdujo la venta de libros, material educativo y también ofrece talleres y conferencias sobre temas relacionados a la educación. Con serios cuestionamientos empresa que administra Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico De acuerdo con la Oficina del Contralor, Pearson, empresa registrada con fines de lucro en el Departamento de Estado, inició negociaciones con el Departamento de Educación (DE) desde el 2004 y en diez años consiguió ganancias de $140 millones por sus servicios.

Con varias oficinas divididas, Pearson abarca gran parte de los servicios educativos privados en Puerto Rico. A modo de ejemplo, la compañía opera Pearson Digital Learning, Pearson Pem, P.R. y Pearson Education, Inc. Todas las organizaciones ofrecen servicios en distintas áreas y fueron incorporadas en fechas diferentes en el Registro de Corporaciones en el Departamento de Estado de Puerto Rico.

En Estados Unidos, Pearson es objeto de prácticas irregulares en varias jurisdicciones. A continuación, una lista de los señalamientos preparada por el National Center for Fair and Open Testing, una entidad sin fines de lucro que busca eliminar la mal utilización de las pruebas estandarizadas. Desde sus inicios, la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR) objetó los trabajos de la empresa y la presidenta del gremio, Aida L. Díaz, cuestionó por qué administrar unas pruebas que no se justifican, excepto, hacerle más daño al sistema educativo.

Según cifras del Instituto de Estadísticas, los estudiantes de escuelas públicas que se someten a las pruebas de aprovechamiento obtienen puntuaciones bajas en esos exámenes comparadas a las puntuaciones de alumnos de instituciones privadas. A modo de ejemplo, durante el 2009-2010, 2010-2011 y 2011-2012 los estudiantes de undécimo grado, obtuvieron puntuaciones en español de 35, 38 y 40, respectivamente.

Sin embargo, los resultados de español de unas pruebas parecidas en colegios a los estudiantes del mismo grado establecen que los alumnos alcanzaron calificaciones de 67, 66 y 64 durante los mismos años escolares. En inglés, de igual forma, los estudiantes de escuelas privadas obtuvieron mejores notas que los del sistema educativo de enseñanza.

La comunidad escolar, incluyendo a Díaz, ha criticado duramente las pruebas administradas por Pearson pues no miden el aprovechamiento académico del estudiante. La líder magisterial informó que este años los resultados de esas pruebas no serán considerados en la evaluación anual a la que los docentes son sometidos anualmente por el DE.

“Esos resultados no estarán atados a la evaluación ni tendrán repercusiones en ella. El desempeño del estudiante y el maestro no puede ser evaluado con una sola prueba al año”, indicó sobre el particular la líder magisterial. Las pruebas estandarizadas para medir el aprovechamiento académico de los estudiantes son necesarias pero deben ser administradas con transparencia, confiabilidad y sin ánimo de lucro.


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario